Seleccionar página

Aunque queramos que los niños estén siempre sanos, la infancia es una época en la cual los accidentes están a la orden del día y las obstrucciones respiratorias y asfixias son algunos de los más comunes.

Ante esas situaciones, el RCP puede ser la clave para evitar problemas mayores o incluso salvar la vida del bebé. Estas siglas hacen referencia a las maniobras destinadas a la reanimación cardiopulmonar y permiten que la respiración o los latidos se reanuden.

¿Qué hacer?

Revisa si el niño está consciente, si no colócalo acostado en un sitio plano con la cabeza hacia arriba, ábrele la boca y levanta el mentón.

Presiona la nariz del bebé tapándola, inspira y con los labios sobre su boca, sopla hasta la elevación del tórax.

¿Qué no hacer?

Si no tienes la capacidad o los medios, no trates de resolver la situación solo, llama a urgencias o busca ayuda.

No dejes de supervisar al niño y no olvides las medidas de seguridad básicas para evitar accidentes.

Únete al proyecto

Únete a cambiar el mundo

Acepto la política de privacidad

¿Estás embarazada? 🤰💕

Síguenos en las redes

Mas información