Cuando somos padres, no solo vemos a nuestros hijos, sino también a los pequeños de nuestros amigos o del entorno y son inevitables las comparaciones. Sin embargo, si a nosotros como adultos, las comparaciones no nos resultan simpáticas, mucho menos a los niños.

Los niños necesitan ser considerados y valorados individualmente y es por ello que las comparaciones pueden crear malos sentimientos como por ejemplo envidia o bajada de autoestima.

Qué hacer

Foméntale al niño su consideración como ser independiente y trata de reforzarle siempre lo mucho que vale.

Resalta lo bueno del niño, lo mucho que lo valoras y el cariño que le tienes por lo que es.

Qué no hacer

No le compares con otros niños, esto no es ningún estimulo, y mucho menos con sus hermanos.

No hagas que el niño vea a otros como rivales, sino como compañeros.

Únete al proyecto

Únete a cambiar el mundo

Acepto la política de privacidad

¿Estás embarazada? 🤰💕

Síguenos en las redes

Mas información