Seleccionar página

Dentro de todas las preocupaciones que tenemos en el día a día, a veces algunas conductas de los pequeños pueden hacernos perder la paciencia. En especial los niños entre 2 y 3 años, pueden ser un torbellino de emociones y actividades.

Ante estos pequeños terremotos, es importante respirar hondo y tener paciencia pero ¿cómo lograrlo? Allí está la clave.

Qué hacer

Trata de prever las situaciones complicadas para tener soluciones a la mano, por ejemplo, un juguete en un paseo largo en coche puede ser una salvación.

Toma momentos de calma o tranquilidad a solas para que puedas relajarte un poco. Haz algún deporte y/o actividad relajante, esto rebajará tu nivel de estrés en general y repercutirá en tu paciencia con tu hijo.

Qué no hacer

Nunca recurras a los gritos o a la agresividad.

No pienses solo en lo negativo, para la educación de los niños es fundamental que tengas la capacidad de ver lo positivo de las situaciones, así como respirar profundamente y calmarte antes de actuar.

Únete al proyecto

Únete a cambiar el mundo

Acepto la política de privacidad

¿Estás embarazada? 🤰💕

Síguenos en las redes

Mas información