Cuando se habla de cómo educar a los hijos sin golpes, no solo se trata de las agresiones físicas, los gritos también son golpes aunque no visibles.

Gritar es una muestra de violencia, tan o más hiriente que los golpes, que suelen crear problemas de autoestima, inseguridad, ansiedad, tristeza y rabia.

¿Qué hacer?

Siempre dirígete a tu hijo con respeto, pues este valor es esencial en todo ámbito.

Demuestra siempre tu empatía y apoyo aun en momentos complejos, recuerda que eres el adulto y el niño no entiende aún muchas cosas.

¿Qué no hacer?

No actúes sin pensar, siempre reflexiona antes lo que dirás a tu hijo y el impacto que podrían tener tus palabras.

No temas mostrar que estas equivocado, si te equivocas en el trato hacia el niño, discúlpate con él.

Únete al proyecto

Únete a cambiar el mundo

Acepto la política de privacidad

¿Estás embarazada? 🤰💕

Síguenos en las redes

Mas información