Seleccionar página

Para los pequeños con edad entre 3 y 4 años, la vida comienza a ser un mundo de ensayo y error. Precisamente en este último punto se presenta la frustración como reacción natural a aquellas situaciones que no salen como deberían ser.

En esa etapa es importante que los padres canalicen la situación para permitir que los pequeños manejen  el fracaso después de intentar hacer algo que puede llevar a rabietas o berrinches.

¿Qué hacer?

 Refuérzale la importancia de la perseverancia y que aunque no salga a la primera, lo lograra con perseverancia e ilusión.

Conversa con él y trata de sacar alguna enseñanza de la situación presentada y del fracaso, como por ejemplo, que aun perdiendo puede ganarse.

¿Qué no hacer?

No le hagas todo, es importante dejar que tenga retos y los enfrente, aunque a veces falle.

No lo juzgues por el fracaso, quizás es un objetivo muy complicado para su edad, trata de plantearle cosas que pueda alcanzar.

Únete al proyecto

Únete a cambiar el mundo

Acepto la política de privacidad

¿Estás embarazada? 🤰💕

Síguenos en las redes

Mas información