Día 4 de la cuarentena

Afrontamiento positivo de la cuarentena para niños

Al cuarto día, ya la tensión se empieza a sentir en el ambiente, se están agotando los productos de primera necesidad y probablemente en unos días tendrás que salir a comprar más cosas; siguen las noticias sobre contagios y fallecidos, y con esta información se hace complicado mantener la calma en nuestros pensamientos.

Primero pensamos “No pasa nada, esto no me va a afectar, están todos exagerando”, luego decimos “Es catastrófico, no lo van a poder controlar, estamos totalmente desprotegidos”, para después centrarnos en el trabajo y pensar “Debo aprovechar esta situación para hacer todo lo que tengo pendiente, debo ganar tiempo”.

En fin, durante este tiempo nuestra mente se convertirá en un mar de pensamientos, positivos y negativos, sinceramente más pensamientos negativos que positivos; y esta situación no la vives tú sola/o, todos los integrantes de la familia están en la misma sintonía, hasta los más pequeños.

Justo esto es lo que debemos evitar. Sé que no es una situación fácil y, por eso, seguro te estarás preguntando ¿Para qué tener una actitud positiva ante este problema si mi actitud no cambia la realidad?

Y puede que sea cierto, ser positivos no cambia lo que nos está pasando, pero, simplemente esa actitud nos anima a aceptar lo que estamos viviendo, puesto que no podemos controlar ni cambiar estos acontecimientos, pero lo que si podemos cambiar es nuestra manera de encarar todo este panorama, y también está en nuestras manos contagiar de esta actitud positiva a todos los integrantes del hogar, sobretodo, a los más pequeños de la casa.

Qué evitar

  • Evita alarmarte al momento de conversar con los niños/as de la casa, recuerda que ellos aprenden por imitación y tu comportamiento es su ejemplo.
  • Evita el sedentarismo, mucho más si sueles ser una persona activa, planifica un conjunto de actividades diarias tanto para ti como para tus hijos/as.

Qué hacer

  • Observar el tiempo de cuarentena como una situación transitoria, es una decisión voluntaria para resguardar tu salud y la de los tuyos. Cuando entiendes eso se  te hace mucho más fácil afrontar la situación, además te da mayor sensación de control de tu vida.
  • Practica técnicas de respiración o de relajación, estas actividades te ayudarán a mantener la calma y a tomar decisiones de una forma más serena. Estas técnicas también se las puedes enseñar a tus hijos/as.
  • Tener como lema que de las situaciones adversas también surgen aspectos positivos  y aprendizajes que te ayudaran a crecer.

Únete al proyecto

Únete a cambiar el mundo

Acepto la política de privacidad

¿Estás embarazada? 🤰💕

Síguenos en las redes

Mas información