Desde el principio que nuestros hijos empiezan hablar establecemos con ellos una comunicación sencilla, pero a medidas que ellos crecen se va ampliando van siendo más conscientes de todo.

El niño está en constante aprendizaje y existen temas que por su curiosidad para nosotros se vuelven incomodas para dar una respuesta tales como enfermedades, la muerte, la sexualidad entre otros y en estos casos no debemos mentirles.

Qué hacer

Dale la respuesta de la forma más sencilla y simple que puedas saciar sus inquietudes sin ser muy específica.

Maneja la situación con calma y creatividad para responder sin tener que mentir.

Qué no hacer

No disfraces la verdad pues cuando el niño entienda que no era cierto lo que decías crearás un clima de desconfianza minando la relación padre e hijo.

No te alarmes ante preguntas incómodas, ni le hagas sentir que hizo mal al preguntar o disminuirás la comunicación entre vosotros.

Únete al proyecto

Únete a cambiar el mundo

Acepto la política de privacidad

¿Estás embarazada? 🤰💕

Síguenos en las redes

Mas información