A esta edad ya tu hijo se expresa e intenta comunicarse contigo como una persona más, pero nos cuesta en muchas ocasiones entenderlos.

Pero entender a un un hijo no sólo se trata de entender lo que dice sino por qué hace las cosas que hace y por qué reacciona de diferentes maneras.

¿Qué hacer?

No es fácil pero es divertido, intenta ponerte en su lugar: eres un niño que casi acaba de llegar al mundo, estás tomando conciencia de que si aprendes a pedir cosas puede que las consigas, se te hace difícil agarrar cosas que otros gigantes a tu lado agarran sin problema, etc.

Además, cada niño tiene su personalidad, por eso te aconsejamos que de vez en cuando te pares un rato a hacer el ejercicio anterior y que además intentes adaptarlo a situaciones que te han ocurrido recientes e intentes entender por qué tu hijo reaccionó de aquella manera.

¿Qué no hacer?

No esperes que reaccione o actúe como tú lo harías o como otra persona lo haría, es un niño y vive en un mundo muy diferente al tuyo. Él se enfrenta probablemente a más problemas todos los días más complicados que tú y encima lo suele hacer con una sonrisa.

No te desesperes si al principio esto te cuesta mucho, es un ejercicio complicado de empatía que debes hacer con tu hijo y que no debes dejar de hacer nunca.

Únete al proyecto

Únete a cambiar el mundo

Acepto la política de privacidad

¿Estás embarazada? 🤰💕

Síguenos en las redes

Mas información